martes, 22 de junio de 2010

¿Porqué los jovenes no leen?

Índice:

Capitulo I

Planteamiento.
Objetivos.
Justificación.
Hipótesis.

Capitulo II

Investigación.

Capitulo III

Generar y organizar ideas.
Argumentación.
Conclusión.
Cuestionario.
Biografía.



Planteamiento.

Porque los jóvenes no leen en México
Cual es la causa principal por que los jóvenes no leen.


Objetivos.

Porque los jóvenes de 15 a 18 años no leen.
Cuales son sus principales causas
Se les ha inculcado a leer


Justificación.

Los jóvenes mexicanos no leen por falta de interés y por que a la mayoría no les han inculcado desde chicos a leer. Al no leer los jóvenes eso ase que no podamos progresar, por que leyendo se puede aprender sobretodo en la ortografía. Una de las causas de que los jóvenes no lean es porque los textos que los asen leer son por obligación y no lees justa los temas que se tratan. Hay muy poco jóvenes lectores en México, por la falta de interés, los mexicanos se leen de 2 a 3 libros.


Hipótesis.

Los jóvenes no leen por que no saben, también por que las lecturas que realizan no son de su agrado o gusto literario, los jóvenes no leen por que no tienen tiempo, por que ay muchos diz tractores en cual quier lado un diz tractor es la tecnología (la computadora, el teléfono celular, los video juegos, etc.…). La mayoría es por que de niños no los inculcan a leer de pequeños y al pasar el tiempo es más difícil hacer que se interesen en la lectura, ya que si lo asen es por obligación y no por gusto.


Investigación.

Es cierto que los jóvenes no leen?

La Dra. Alicia S. Rovella *, Doctora en Sociología, docente e investigadora, hace su aporte a este tema apasionante a partir de un estudio realizado por el Instituto para el Pensamiento Social (IPSo). "Cuando se habla de que los jóvenes no leen habrá que preguntarse si esos que no leen vieron alguna vez leer a sus padres por el simple placer de la lectura" señala en una de sus conclusiones.

06/03/2008
La sociedad frecuentemente es atravesada por mensajes catastróficos que la conmueven y desalientan, y muchas personas se hacen eco de los mismos sin tener la oportunidad de confrontar lo que se dice con la realidad.
Por esa razón en el Instituto para el Pensamiento Social (IPSo) se está trabajando en la corroboración de los “decires” con datos surgidos de investigaciones. Uno de estos trabajos está dedicado a conocer si los jóvenes estudiantes universitarios tienen afición por la lectura o no. Se trabajó con una muestra de 336 estudiantes de distintas carreras que se dictan en universidades estatales y privadas.
El 50,6% de los encuestados fueron mujeres y el 49,4% varones. Se dividió el grupo por edades: 17 a 21 años, 45,8%; 22 a 26 años, 41,7%; más de 26, el 12,5%
Cuándo y qué leen
Del total de mujeres encuestadas, el 45,7% declaró tener el hábito de leer diariamente; el 25,7% lo hace semanalmente; el 11,4% lee mensualmente y el 11,4% incrementa sus lecturas cuando se acercan los exámenes.
Por su parte el 61,5% de los varones lee diariamente; el 23,0% semanalmente; ninguno practica lecturas mensuales aunque un 7,6% dijo que leen ocasionalmente y un porcentaje igual lo hace cuando tienen exámenes.
El tipo de material de lectura se clasificó en: ficción, ensayos científicos, multimedios (diarios, revistas, Internet). Los jóvenes de ambos sexos entre los 17 y 21 años leen más ficción que otros materiales, mientras que los de los siguientes grupos etarios (22 a 26 años y más de 26) tienen más lecturas multimediales que de ficción.
En cuanto a las motivaciones para leer, el 28,5% de los jóvenes de 17 a 21 años lo hacen por entretenimiento y por razones múltiples el 52,3%. En el grupo de 22 a 26 años predominan las razones múltiples: 50% y el entretenimiento para a ocupar el 20% de su interés de lectura y el mismo porcentual (20%) para tener información. Entre los mayores de 26 años la mayor motivación es el interés múltiple 50%, siguiéndole el estudio, 30% y el entretenimiento en un 18,5%.
También se obtuvo que las mujeres tienen un interés más direccionado por la lectura que los varones, ya que mientras el 17,6% de las primeras lee por entretenimiento, el 82,3% lo hace por estudio (14,7%), información (14,7%) y razones múltiples (52,9%), vemos que el 38,4% de los varones lee por entretenimiento y el 60% lo hace por estudio (7%), información (7%) o múltiples razones (46,1%).
Los padres influyen
El 62,5% de los encuestados dijo haber recibido la influencia de los padres para incorporar el hábito de la lectura a su vida.
Un 20,8% fue influenciado por algún docente; el 10,4% por un amigo y el 6,3% por algún familiar.
La información precedente se relaciona con la existencia de biblioteca en la casa de los jóvenes: el 77% de los entrevistados declaró tener biblioteca y de éstos el 76,6% tiene biblioteca propia y el 24,3% tiene biblioteca familiar, es decir que sus libros se incorporaron a los de sus padres.
Dónde leen los jóvenes
El 30,4% de los encuestados concurre a bibliotecas de sus universidades, colegios o públicas con cierta frecuencia, especialmente en épocas de exámenes. El 69,6% generalmente no asiste a bibliotecas, salvo cuando necesita estudiar un tema especial para sus exámenes.
Es importante el porcentaje de jóvenes que compra libros: 84,8%. Esta cifra coincide con el alto porcentual de bibliotecas particulares que vimos antes. No obstante, también recurre al préstamo entre amigos (8,7%) y al préstamos de bibliotecas (6,5%).
Conclusiones
Los datos brindados en este informe son sólo una parte de la investigación realizada y los seleccionamos con el objetivo de mostrar las cuestiones más relevantes. De ellos sacamos las siguientes conclusiones:
a) La mayoría de los jóvenes lee diariamente.
b) También la mayoría, por influencia de los padres, lee desde la infancia.
c) Sus motivaciones para la lectura se centran en el entretenimiento (principalmente novelas y cuentos; poesía en menor porcentaje), información general a través de revistas, diarios y páginas de Internet.
d) Los jóvenes que recibieron la influencia de sus padres para la lectura y que éstos tenían biblioteca, compran libros en los negocios para armar su propia biblioteca o engrosar la familiar.
e) Se nota un frecuente intercambio de libros en préstamo y también el préstamo de las bibliotecas.
f) Muchos de los jóvenes encuestados concurren a estudiar a bibliotecas en épocas de exámenes porque tienen la posibilidad de encontrar la bibliografía que necesitan y un ambiente silencioso adecuado para el estudio.
Cuando se habla de que los jóvenes no leen habrá que preguntarse si esos que no leen vieron alguna vez leer a sus padres por el simple placer de la lectura o si algún docente los entusiasmó en la lectura como un medio de entretenimiento y no por la obligación de tener que preparar los exámenes.
Creemos que principalmente la familia tiene que acompañar la formación intelectual de los jóvenes para que éstos puedan afrontar sin pena los estudios en cualquiera de sus niveles.
* Doctora en Sociología, docente e investigadora de la Universidad de Belgrano (Bs. As.). Directora del Instituto del Pensamiento Social (IPSo) del Colegio de Graduados en Cooperativismo y Mutualismo.
¿Por qué los adolescentes no leen?
Febrero 26, 2007
1· No tienen tiempo para esas cosas.2· Están muy cansados después del colegio.3· Obligan a leer temas que a ellos no les gustan.4· Prefieren dedicar su tiempo libre al ordenador, a la play…5· Si los libros son de mucho grosor no los leen porque los ven interminables.6· Son muy perezosos y desganados.7· Creen que leer es de empollones.8· Porque la economia no se lo permite.9· Tienen otras cosas mejores que hacer.10· Si los adolescentes no tienen un vocabulario extenso, algunas obras no las pueden leer.
Los adolescentes, ¿leen o no leen?

Antonio Rodríguez Almodóvar
Publiqué un artículo en el año 95 (CLIJ n.º 72) que levantó algunas ampollas. Hice en él una cierta defensa del derecho de los adolescentes a no leer, por varias razones: porque no se fían de nosotros, los adultos, ni del sistema educativo que se empeña en que lean cosas que a ellos no les interesan un rábano; porque están mucho más capacitados de lo que creemos para moverse en la turbulencia semiótica de nuestro mundo. En esa turbulencia (cine, Internet, publicidad, televisión...), manejan mucha más información de la que nosotros podemos aportarles, y se hacen expertos en fantasear a su gusto, descubrir mentiras oficiales, además de encontrar los libros que verdaderamente les interesan, y que nosotros, los mayores, tendemos a creer que son «difíciles», «prematuros», «escabrosos»... Cuando nos damos cuenta, ya han leído La casa de los espíritus, El guardián en el centeno o el Diario de un artista adolescente, además de El señor de los anillos, las Narraciones extraordinarias o Doctor Jekyll y Mr. Hyde. O sencillamente han dejado de leer, porque no tuvieron suerte en sus pesquisas particulares. Como remate de mi alegato, escribí: «también los malos libros son enemigos de la buena televisión».
Que no es tan malo que no lean, o que lean a su aire, lo demuestra el hecho de que las calles se están llenando hoy de jóvenes en protesta por la inicua guerra de ocupación de Irak, como se llenan contra los crímenes de ETA. Y son ya generaciones que pasaron por un sistema que nada les motivó para que leyeran y se hicieran juiciosos con los libros recomendados. Luego, de alguna otra manera se han formado un criterio sólido sobre la justicia, la solidaridad y la democracia. Es el mundo de los mayores, por el contrario, el que sigue estando lleno de falsedades y de engaños. Si ellos hubieran sucumbido al torbellino que vaticinó Morris, al bombardeo de los múltiples sistemas de signos, ya tendríamos aquí a la primera generación de idiotas. Tal cosa, por fortuna, no sólo no ha ocurrido, sino que se han hecho expertos en leer el caos. En consecuencia, hay que cambiar el concepto de lectura, el de educación literaria y, como de costumbre, el sistema educativo.
Por eso encontrar libros que a ellos parecen gustarles, o que utilizan un punto de vista que podría resultar atractivo, se convierte en motivo de gozo. Y si queremos centrarnos en Andalucía, o en autores andaluces, tanto más excitante.
Por su quinta edición va ya La isla de los espejos, del jerezano Miguel F. Villegas, en Ediciones Aljibe (que, junto con la colección Meridiano, de Algaida, es de las pocas que apuestan por libros juveniles en nuestra región). Libro de aventuras fantásticas, al estilo de Ende, destinado, me parece, a crear símbolos iniciáticos en un ambiente culturalmente más cercano. Va bien en el entorno de los 12-13 años.
Para el siguiente tramo, de los 14 en adelante, acaba de aparecer El último gigante, del jiennense Miguel Fernández Pacheco, un autor veterano y colmado de méritos en su doble vertiente de escritor y diseñador de excelentes libros. Nos cuenta aquí la historia de un gigante colosal que se enfrenta a las SS alemanas en tiempos de la persecución de los judíos por Hitler, con un aporte de elementos culturales muy amplio (historia, pintura, religiones...), como quien no quiere la cosa, y un recorrido conceptual igualmente complejo que hace reflexionar sobre las condiciones en que se repiten las tragedias contemporáneas.
En un tono más amable, Guadalquivir, la memoria del agua, relata las vicisitudes culturales de nuestro gran río, desde una primera persona bien construida por el periodista Antonio García Barbeito y en una edición muy cuidada de la Caja San Fernando.

Ideas principales.

Los jóvenes no leen por falta de interés.
Los jóvenes solo leen por obligación y no por gusto ya que lo que leen no es de su agrado.
Al haber muchos diz tractores los jóvenes no leen.
A los jóvenes no se les a inculcado la lectura, desde chicos y esto ye va que al crecer les sea difícil poder leer un libro por justo y no por obligación.
Los jóvenes no leen al no ver en su casa a alguien que lea por interés propio.


Argumentación.

La falta de lectura en México es por que se les a obligado a los jóvenes a leer libros que no son de su interés personal, también no leen por que lo asen mas o definitivamente no saben, eso se debe a la falta de interés en la lectura, ya que en sus casa no ven a alguien que lea solo por gusto personal sin que se les obligue a hacerlo.
Los jóvenes al no leen los libros, revistas, periódicos, gacetas ya que no ay de su interés personal ya que no abordan temas que a los jóvenes les interesen.


Conclusión.

Los jóvenes no leen por que en su enseñaza que les daban de pequeños no les ensayaron a leer, de forma correcta y por un gusto propio. La problemática también es que en sus casas no fomentan la lectura, en algunos casos y en otro si pero los jóvenes no le dan la importancia.

En algunos casos los profesores obligan a los alumnos a leer libros que no son de su agrado.

También no fomentan la lectura ya que para los trabajos de investigación los asen de una forma fácil y cenicilla ya que no van a bibliotecas si no a un café Internet, ya que con las nuevas tecnologías, como la computadora te felicitan un trabajo con el apoyo de Internet.

Una manera fácil de que los jóvenes lean es que los escritores, aborden temas del agrado de los jóvenes.

Cuestionario.

1.- ¿Cuántos años tienes?
15 años

2.- ¿Qué nivel académico cursas?
A) Secundaria B) Media superior C) Superior

3.- ¿Lees?
A) Si B) No C) A veces

4.- ¿Por qué?
Por justo

5.- ¿Qué te gusta leer?
Libros de suspenso

6.- ¿Lees por obligación?
A) Si B) No C) A veces

7.- ¿Cuántos libros lees en un año?
6 libros

8.- ¿En donde te gusta leer?
A) En mi cuarto B) En la calle C) En la biblioteca D) En donde sea

9.- ¿Cómo te gusta leer?
A) Solo B) Escuchando música C) Acompañado D) En silencio

10.- ¿De tu familia quienes leen por justo?
A) Papá B) Mamá C) Hermano (a) D) Nadie

11.- ¿Cada cuando lees?
Cada que quiero

12.- ¿Te inculcaron a leer?
A) Si B) No

13.- ¿Quién?
Mi mamá

14.- ¿Qué libro recomendarías?
Qui bolee con Jordi rosado

15.- ¿Qué arias para que los jóvenes lean por justo?
Pues que lean lo que los temas que les agrade o se les haga interesante

1.- ¿Cuántos años tienes?
16

2.- ¿Qué nivel académico cursas?

A) Secundaria B) Media superior C) Superior

3.- ¿Lees?

A) Si B) No C) A veces

4.- ¿Por qué?
Me aburre

5.- ¿Qué te gusta leer?
Los comics, libros de historias de terror y periodicos

6.- ¿Lees por obligación?

A) Si B) No C) A veces

7.- ¿Cuántos libros lees en un año?
1 a 2

8.- ¿En donde te gusta leer?

A) En mi cuarto B) En la calle C) En la biblioteca D) En donde sea

9.- ¿Cómo te gusta leer?

A) Solo B) Escuchando música C) Acompañado D) En silencio

10.- ¿De tu familia quienes leen por gusto?

A) Papá B) Mamá C) Hermano (a) D) Nadie

11.- ¿Cada cuando lees?
Cada q m lo piden en la escuela

12.- ¿Te inculcaron a leer?

A) Si B) No

13.- ¿Quién?
Los profesores de la secundaria

14.- ¿Qué libro recomendarías?
La puerta olvidada

15.- ¿Qué harias para que los jóvenes lean por gusto?
Darles libros de temas actuales

Bibliografía.

http://www.elsantafesino.com/cultura/2008/03/06/6877


http://lenguablog.wordpress.com/2007/02/26/%C2%BFpor-que-los-adolescentes-no-leen/

http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/13594930989926831754491/p0000001.htm

2 comentarios:

  1. Ante todo, te recomiendo leer para que mejores tu ortografía: se escribe "hace" y no "ase"; "distractor" y no "diztractor", etc. Sólo es una sugerencia.

    ResponderEliminar
  2. no lees justa?
    en este texto solo delatas que eres uno de esos jóvenes que no leen y necesitan mejorar su ortografía

    ResponderEliminar